...y cuando pensó que era el final, se convirtió en MARIPOSA.

Todo en esta vida pasa por algo, y lo que no pasa, también es por algo. Quizás este era mi momento, a todos nos llega, un momento de lucha contra lo que denominamos como "el momento más duro, más fuerte, más doloroso "a lo largo de este precioso camino… pero hay que ser honesto, positivo, ¿a quién no le llega ese momento de lucha interior en su vida? Puede que lo normal es que enfermemos con la edad, pero ¿qué es normal? Es abstracto, subjetivo. Lo que para mí es normal para ti, que estás leyendo esto puede que no lo sea.

A lo largo de este camino me he  encontrado con muchos duelos que superar y  me han hecho flaquear fuerzas, pero con el tiempo he aprendido a saber sacar el lado bueno de las cosas. Aunque no puedo negar que he sufrido mucho, porque no hay sentimiento más destructivo que el sentirse incapaz, ver como tu cuerpo va cambiando, tu día a día, tu VIDA.

Todo esto no es nada fácil, porque lo primero que nos viene a la cabeza es ¿por qué?. Lo más difícil es aceptar que “se te ha olvidado correr, y deberás empezar a gatear, luego a ponerte en pie, andar y más tarde a correr”. Es una prueba de fuego, de fortaleza y sobre todo de humildad ante la vida, porque no somos nadie y hasta el más fuerte y el que ha conseguido más logros puede caer y romperse en mil pedazos. Y no podría definir mejor mi experiencia, me rompí por completo. Por dentro, y por fuera. Angustia, tristeza, ansiedad, parálisis, descontrol, pérdida de apetito, de sueño, desconfianza, ataques, agonía, presión, auto exigencia extrema, heridas, mareos, dolores, pesadillas... Cada palabra anterior ha aparecido de una u otra forma en estos últimos años.

Y siendo muy consciente en todo momento de todo lo que estaba ocurriendo, pensaba que yo estaba viviendo esto para poder comprender a otras personas y ayudar. Quizás una forma un tanto estúpida para muchos, incluso egoísta para otros ya que pones la responsabilidad en otras personas, pero a mi me convencía.

Siempre me he definido como una persona muy trabajadora y exigente, perfeccionista, con mucho miedo al fracaso y a los conflictos, positiva, pero sobre todo alegre. Ahora no me definiría así, pero eso vendrá mas adelante.

He aquí el motivo de este proyecto, poder reflexionar mis vivencias y actuar tras la experiencia. Me encanta escuchar, comprender y observar, pero es cierto que detesto la mentira,la intolerancia y la humillación, me horroriza el odio y la envidia, y trabajo para poder normalizar todas las emociones, normalizando ese odio, rabia y rechazo que  como todo ser puede sentir. Y aunque a veces desgarre el alma, la vida es de los valientes. De quien se atreve a cambiar el mundo de otras personas, por dar luz a sus experiencias.

Por eso me dirijo a ti. Habla, cuenta, quéjate, opina porque tienes voz, porque eres importante, porque eres un ejemplo a seguir para muchas personas que se sentirán identificadas contigo cuando te escuchen. Porque  hay gente que todavía siente miedo a no sé el que exactamente pero lo tiene, y entenderán que hay personas que con dificultades viven, que eso de vivir al límite es para los que los tienen, porque yo no creo en ellos.

Sé que hay personas especiales, que se detienen a escucharse a sí mismos, a observar la vida tras unos ojos sin prejuicios, que eligen su vida, que eligen lo que quieren hacer y lo que no. Todavía tengo la esperanza en que la gente deje el alma en todo lo que hace. Al fin y al cabo nuestro cuerpo muere pero el alma permanecerá por siempre, y es precioso recordar a las personas por su labor, por su esfuerzo en hacer bien las cosas. Somos eso, almas encerradas en un cuerpo, y creo que el alma es amor.  

Somos ángeles con una sola ala y necesitamos abrazarnos para poder volar. ¿Y si nos abrazamos y volamos como las mariposas?

ALMU MI CUARTA MARIPOSA
BELÉN MI TERCERA MARIPOSA
CARLOTA, MI PRIMERA MARIPOSA
MI TESTIMONIO, UNA MARIPOSA MÁS
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now